12/7/10

Goma



Cuando llegué a pedir lápices de color, una pluma, y un borrador, lógicamente no me entendieron. Resulta que borrador se dice goma. Así, goma, como goma. Desde entonces, fue amor a primer error. Mi White Pearl borra delicioso incluso en los trazos profundos, deja la hoja blanca blanca y además es adorable.

Pero llegó mi Exam Grade. No deja basuritas, es de carga pesada, borra toda una hoja en solo un momentito, y como no le tengo cariño, es el mejor peón de todos.

Digo así mi conclusión. Mi White Pearl es mi consentido. Vive en mi cartuchera una vida cómoda y tibiecita. Lo trato bien y lo saco a pasear cuando me he equivocado en un par de letras. Luego lo devuelvo comodito entre los lápices y las plumas, y cuando ya está dormidito saco mi Exam Grade -que ando en mi bolso dando tumbos y ya le perforé mi nombre- y borro el resto de la página. Así, tengo mi ovejita y mi buey.

Mi corazón es de mi White Pearl y siempre lo será. Redondeadito, suavecito, simpático. Además no es un borrador cualquiera, es una goma. Es una goma que come empanadas de pino y carne a lo pobre. Mi White Pearl es como, no sé, es ya un pedacito de mí. Otros podrán ser tan bonitos como quieran, pero sólo él es mi White Pearl.